Lo que viene

Ahora cierro un nuevo ciclo en mi vida. Recuerdo que cuando empecé este blog ese ciclo empezaba. Me he movido bastante, aunque no estoy seguro de cuánto me he alejado de lo que quería y de lo que ahora he obtenido. En realidad no sé muy bien qué es lo que quiero… o lo que quería. No sé si ahora tengo ganancias o pérdidas.

En un concierto me topé con Maritza, (que a propósito me encanta) y me dijo que la acusaban de dejarse llevar por el sistema, de ser una empleada más. Ella con su sencillez acostumbrada y brindando un aguardiente me contestó que si quieres hacer ciertas cosas necesitas trabajar. Y ya está. El truco está en trabajar en lo que te gusta.

Me he dejado invadir por la idea de que lo mejor es ser como un pirata. Zarpar hacia puertos desconocidos siempre. No quedarte quieto y moverte cada vez más rápido. He aprendido a moverme, pero no puedo evitar acostumbrarme a ciertas cosas y querer permanecer en alguns puertos más tiempo que el que debo. El miedo me invade, no lo puedo evitar, pero el truco está en que el miedo no te domine.

¿Qué ha pasado? Inicié una carrera y estoy a punto de acabarla, viajé por Colombia un poco, salí por primera vez del país y llegué a República Dominicana, París y Suecia, viví con mis padres, me fui a vivir con alguien y volví con mis padres, empecé una relación de muchos años y la terminé, cambié muchas veces de trabajo. Engordé y adelgacé. Abrí un blog y descuidé otro. Compré perros, dejé de escuchar la música que me gustaba, le tomé cariño a otro tipo de música. Estuve muy felíz y muy triste. Gané algo de dinero y conseguí deudas gigantezcas (puto ICETEX). Tuve el cabello largo y corto, tuve barba y me la quité. Me dejó de importar mi apariencia y me preocupé por lo que dijeran de mí.

¿Que si me arrepiento de algo? No estoy seguro. Tenía la idea de nunca arrepentirme de las cosas, ahora le digo “no” a ciertas cosas y creo que aprender a decir no también es válido.

Trato de arreglármelas solo ahora. Creo que no debes perder de vista que siempre te pueden joder si bajas la guardia. He confiado en la gente y he sido defraudado. Igual lo que importa es que no te dejes afectar. En realidad nada importa, pero si te tomas eso muy en serio puedes terminar mal. Sobreviví a la edad maldita del rock, los 27, nunca me imaginé tener más edad que 27. Ahora me enfrento al gran vacío, como de costumbre.

Creo que era Andrés Caicedo que decía que no vale la pena vivir más allá de los 25. Bukowski dejó su trabajo de mierda cartero a los 50 y ahí empezó lo bueno. Creo que lo interesante es entender la situación y sacar lo mejor de cada cosa que ocurre, incluso aunque sea muy en contra tuyo. No le creas a nadie. No dejes de escribir. Creo que, como Caballero, pienso más cuando escribo que cuando pienso. No hagas cosas estúpidas. No regales tu trabajo. Lo que haces vale, aunque te parezca sencillo.

Es mejor hacer cosas divertidas, fáciles de materializar y en corto tiempo. Haz mucho de eso. Disfruta lo que hagas. Cuando te disparen, baila. Voy a saltar al vacío nuevamente. Tal vez me desintegre en el aire antes de que me estrelle contra las rocas puntiagudas. La gran máquina se destruye con la resistencia.

Anuncios