Nicotina // La muerte de Julito

Imagen tomada de inkyfingerz

Nunca supe el apellido de don Julio, un señor de unos 60… tal vez 70 años que hedía a nicotina por donde quiera que andaba, eso sin contar con el mal olor de sus axilas. Julito, como le decían, tenía la mano derecha más amarillenta que la izquierda porque en esa mano llevaba con más frecuencia los cigarrillos que siempre lo acompañaban, quien sabe ya cuantas décadas llevaba fumando para tener sus manos de ese color.

El tipo era el conserje del colegio donde estudiaba. Cuando olías una mezcla de sus axilas con Marlboro era porque Julito se acercaba. No hablaba mucho, pero las pocas cosas que decían siempre llevaba un “chinos maricas” o palabrotas por el estilo. Era de complexión pequeña pero era un tipo fuerte con unas gafas de lentes enormes y por la cantidad de cigarrillos que se fumaba al día estábamos seguros de que un cancer enorme se cultivaba en sus pulmones. Todos sabíamos que el cigarrillo lo iba a matar, solo apostábamos por la fecha en la que el tipo estirara la pata.

Creo que fue a finales de 1999 cuando supimos la trágica noticia: Don Julio había muerto. ¿La razón? un carro se lo llevó por delante.

Conclusión: La muerte no nos concierne.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s